“La oda fundamental seguirá siendo un profundo informe desde y hacia lo absoluto y, por tanto, una extremista ruta de concepto; inclusive el seso de que inclusive se ha contado que allá adonde no llega la promesa del filósofo, aparece la del poeta”, dijo el castellano tras guarecer de jugadas de doña Sofía el Xxv.

“La oda primordial seguirá siendo un profundo informe desde y hacia lo absoluto y, por tanto, una extremista red de concepto; aun el gol de que aún se ha afirmado que allá adonde no llega la voz del filósofo, aparece la del poeta”, dijo el gachupin Antonio Colinas en el Palacio Real tras amparar de partidas de doña Sofía el Xxv Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

En un proceder alabado antiguamente en el Salón de Columnas del Palacio de Oriente en Madrid, Colinas agradeció la confianza con un rollo leído con sensación en el que se detuvo a madurar sobre el sentido, importancia y el estirpe del hecho intelectual para, según dijo dirigiéndose al auditorium, “mostrarles en este evento mi credo en la poesía”, informó la empresa de gacetillas Efe. Concedido por el Patrimonio Nacional de España y la Universidad de Salamanca, el homenaje se concesión todos los años, desde hace un aposento de siglo, y está dotado con 42.000 euros y la tirada de una colección con la ocupación del novelista, en su hecho titulada “Lumbres”, que se nota a las de otros relevantes poetas en español y portugués.