El Gobierno da prácticamente por sepultadas las posibilidades de lograr que los miembros del Senado del PJ transformen en ley la reforma electoral y aspira ahora a que sea aprobada en el comienzo del año próximo mas con aplicación general para dos mil diecinueve y tan solo ponerla en práctica en ciertos pocos “distritos de prueba” en dos mil diecisiete.

Conforme confirmaron a Télam fuentes de Interior y de Jefatura de Gabinete, los sacrificios de negociación por la parte del Ejecutivo hasta final de año en las sesiones excepcionales van a ser todos para sancionar la modificación al impuesto a las Ganancias.

“Pensamos que por este año ya fue, mas ciertos aún consideran que en el mes de diciembre se puede insistir”, graficó a Télam un funcionario respecto a la fortuna de la reforma que procuraba implantar la Boleta Única Electrónica, promesa insignia de Cambiemos en la campaña.

En el ambiente presidencial, ciertos aconsejes aseveraban que procurarían imponer una ley con la boleta única papel al estilo usado en Santa Fe, mas esa iniciativa divide aguas en tanto que en Interior estiman que es de realmente difícil llevada a la práctica en la provincia de la ciudad de Buenos Aires en las PASO (por la cantidad de cargos a escoger).

De momento, la posibilidad más específica es regresar a insistir en el Senado “en excepcionales de febrero, si se ven buenas chances, o bien sino más bien en el mes de marzo” mas ya con miras a dos mil diecinueve, si bien procurando una aplicación parcial limitada a ciertos distritos para empezar en “distritos de prueba” en los comicios parlamentarios de dos mil diecisiete (Capital Federal, Brinca, Córdoba y Santa Fe serían los más probables).

Otro de los temas a solucionar va a ser el de la potestad del escrutinio provisorio: Cambiemos prometió delegar esa capacitad a lo largo de la campaña, y en el proyecto que ya tenía media sanción en Miembros del Congreso de los Diputados se establecía que la Cámara Nacional Electoral (CNE) iba a tener esa labor cedida por la Dirección Nacional Electoral (dependiente de la Rosada).

Con el proyecto trunco en Senado, el discute sobre quién cuenta los votos la noche electoral (el escrutinio terminante siempre y en toda circunstancia lo hace la CNE) volvió encima de la mesa y esta semana el presidente de la Cámara Electoral, Alberto Dalla Vía, demandó que el Ejecutivo realice del mismo modo el traspaso.

“Solo hace falta voluntad política”, afirmó a Télam el martes pasado, aparte de expresar su “gran frustración” por el hecho de que el Senado no haya aprobado la ley.