Los proyectos de paridad que se han debatido en las dos cámaras, apuntan a salvar 2 falencias centrales de nuestro sistema político: la histórica incapacidad de nuestras instituciones para dar contestación a las necesidades de diferentes conjuntos sociales, y a la discriminación históricEl Ministerio del Interior reunió a cerca de cincuenta de los ciento veintiuno intendentes menores de treinta y cinco años con la meta de enseñar una imagen de renovación a nivel local tanto en lo que hace a la administración como en términos políticos. Se trata de prácticamente cinco por ciento de los jefes municipales de todo el país, de diferentes signos políticos (la mayor parte no son de Cambiemos) y que proceden de veinta provincias diferentes, si bien comparten ciertos rasgos comunes: reflejan un cambio de generación, múltiples de ellos están preocupados por actualizar sus intedencias y amoldarlas a un contexto de importantes cambios en las urbes, y en la enorme mayoría de los casos, van por su primer orden.

Muchos de ellos accedieron a sus cargos el año pasado, tras una avalancha de renovación en muchas urbes del país. “En promedio, los nuevos intendentes son 12 años más jóvenes que los que perdieron, con casos extremos donde hubo más de veinte años de diferencia de edad”, mantienen los politólogos de la Universidad de San Andrés (UdeSA), Lorena Moscovich y Pedro Antenucci desde una investigación reciente que hicieron de las últimas elecciones en la provincia de la ciudad de Buenos Aires. En ese distrito, la vidriera más perceptible de este fenómeno, los casos más significativos de repuesto –en edad– se dieron en 3 de Febrero, donde Hugo Curto (de setenta y siete años) perdió con Diego Valenzuela, (de cuarenta y cinco) tras regir veinticuatro años seguidos; o bien en Pinamar, donde Pedro Elizalde (cincuenta y cinco) cayó ante Martín Yeza (veintinueve). Por su parte, al interior del FpV en las primarias del año pasado, Walter Festa (cuarenta y cinco) venció a Mariano West (sesenta y siete) en Moreno, y Gustavo Menéndez (cuarenta y nueve) derrotó a Raúl Othacehé (sesenta). Los dos, los sucedieron entonces en el cargo.

“El intendente es siempre y en toda circunstancia el que está más cerca de los habitantes y de sus reclamos. Me semeja fundamental que desde el Estado Nacional se pueda respaldar la administración municipal y a todos y cada uno de los jóvenes intendentes que comienzan su actividad en el gobierno municipal y que se busque producir y fortalecer los instrumentos precisos para aquellos puedan desenvolverse en los retos propios del territorio que encaran el día de hoy, desde las demandas de seguridad, servicios, pavimento o bien recolección de residuos”, apunta Cynthia Goytia, directiva del Centro de Investigación de Política Urbana y Residencia (CIPUV) de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

Para la especialista en administración local, si bien “no se puede generalizar”, es verdad que “hay mucha renovación en los gobiernos municipales”. “Hay muchos intendentes escogidos que son muy jóvenes y que vienen con muchas ganas de renovar y de poder progresar la administración y todo eso merece apoyo desde el Gobierno Nacional, decididamente”, mantiene.

La convocatoria la llevó adelante Lucas Delfino, subsecretario de Temas Municipales y vínculo del Ministerio del Interior, con los intendentes de todo el país, al tiempo que el encuentro estuvo encabezado asimismo por el titular de esa cartera, Rogelio Frigerio, y su par de Cultura, Pablo Avelluto.

En el marco de una creciente porosidad entre las responsabilidades de los diferentes niveles de gobierno y de una mayor descentralización de la aplicación de determinadas políticas públicas y recursos desde la Nación cara las provincias –y asimismo cara los ayuntamientos sin pasar por aquellas–, otro activo de esta clase de encuentros, que el Ministerio del Interior viene efectuando con gobernantes y también intendentes, es la ocasión de regular políticas conjuntamente. Para dar contestación a las demandas de los ciudadanos, advierte Goytia, “hace falta muchos elementos que requieren prosperar mucho la combinación entre ciertos incentivos que deben venir del orden nacional, la coordinación a nivel metropolitana en las provincias y las responsabilidades de administración a nivel local”.

En términos políticos, alén de su pertenencia partidaria, la mayor parte de los intendentes sub treinta y cinco comparten un estilo y formas con el Gobierno Nacional y son el objetivo de líderes que Cambiemos aspira a atraer para su frente en dos mil diecisiete. “Respetando nuestra base, que es una matriz frentista, a los que deseamos agregar es a los mejores líderes para ir cara una Argentina que deseamos, no importa la red partidaria que tengan. Dentro del país existen muchos intendentes peronistas nuevos en urbes esenciales que tienen exactamente la misma visión de país, representan exactamente los mismos valores y tienen gestiones trasparentes y honestas”, señalaba Delfino en una entrevista reciente con el estadista.