El Jefe de Gabinete Marcos Peña pidió a los dirigentes opositores que “sean responsables sobre si piensan que se puede hacer algo más y que expliquen de qué forma se paga” la modificación que plantean al impuesto a las Ganancias, que se debatirá este martes en la Cámara de Miembros del Congreso de los Diputados.

“Hacemos lo posible, que es mucho, pero es muy importante que todos y cada uno de los dirigentes sean responsables sobre si piensan que se puede hacer algo más y que expliquen de qué manera se paga. A esta altura eso asimismo es parte de la discusión y del aprendizaje que tenemos que hacer”, aseveró.

Recordó que “en el tema de Ganancias siempre y en todo momento afirmamos que lo íbamos a trabajar a final de año, y lo central es que cumplimos la palabra” después de haber avanzado “con una devolución de más de 50.000 millones de pesos en una primera etapa” con la suba del mínino no imponible.

Peña señaló que la Argentina todavía está atravesando “una transición económica difícil, por el hecho de que la primera cosa que tuvimos que hacer fue evitar una enorme crisis, con cero reservas, en default, con 5 géneros de cambio, distorsiones de costes, con el campo pisoteado y sin poder arrancar y con una economía cerrada”.

“Y el día de hoy, a menos de un año, se han sentado las bases para poder medrar, con restauración del sueldo real, restauración del consumo y con una inflación más baja”, destacó.

El Jefe de Gabinete subrayó que “estamos haciendo un camino de gradualidad preciso” y apuntó que “hay un plan de trabajo que estamos siguiendo en torno a una economía que se prepara para medrar, con la puesta en marcha del campo, que es uno de nuestros primordiales motores”, y con las políticas “para cuidar de los sectores más frágiles”.

Afirmó que dos mil dieciseis “fue un año de sinceramiento y de trazar un camino de baja de déficit fiscal para que sea sostenible económico y financieramente” en un país que “venía de un gran fracaso social, económico y político”.

“Somos siendo conscientes de que el camino es duro, mas vamos por el camino correcto y hay una enorme esperanza de que vamos a estar mejor”, remarcó.

Peña advirtió que “no hay atajo posible en la Argentina” y sostuvo que el desafío pasa por afianzar “un rumbo de corto, mediano y largo plazo que ponga en marcha la máquina” para que el país crezca.

Por otra parte Peña, mantuvo que la mayoría de los argentinos comprende que “este ha sido un año duro en lo económico, pero meridianamente tiene una actitud de apoyo y de esperanza hacia el Gobierno”.

“Nosotros no nos dedicamos a difundir nuestras encuestas, pero sentimos que hay una mayoría que apoya a este Gobierno”, afirmó en declaraciones a radio Cadena tres a lo largo de una visita a la provincia.

Peña agregó: “estamos agradecidos por el acompañamiento que todos y cada uno de los argentinos nos han dado y lo que más solicitamos, llegando al cómputo de este fin año, es que comprendamos este espíritu de diálogo y de que no nos creemos dueños del poder”.

Durante su estancia en la capital de la provincia el Jefe de Gabinete mantuvo un encuentro con jóvenes de la Unión Industrial de Córdoba y compartió un almuerzo en la Fundación Mediterránea.

Además de esto, su agenda incluye, entre otras actividades, una asamblea con el gobernador Juan Schiaretti antes de emprender el retorno a Buenos Aires.