El Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia denunció haber detectado un plan secreto que se pondría en marcha el lunes próximo y elaborado por agencias de espionaje extranjeras (de países que no detalló) para desequilibrar su sistema bancario.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia denunció el día de hoy haber detectado un plan secreto elaborado por agencias de espionaje extranjeras (de países que no detalló) para desequilibrar su sistema bancario por medio de una ola ordenada de ciberataques y reportes falsos en redes sociales, en una estrategia que se pondría en marcha el lunes próximo.

Conforme la advertencia de la FSB, el plan contempla el envío masivo de SMS y de publicaciones provocadoras en la redes para alertar sobre una “crisis del sistema de finanzas-crediticio de Rusia, sobre quiebras y la revocación de licencias”.

El ataque, dirigido a los primordiales bancos nacionales y provinciales en múltiples urbes rusas, empezaría el cinco de diciembre, manifestó la FSB en un comunicado reproducido por el sitio de la agencia Reuters.

Además de esto, la agencia rusa descubrió “que los servidores y los centros de mando para lanzar los ciberataques se hallan en el territorio de Holanda y pertenecen a la compañía ucraniana BlazingFast”.

“La FSB está realizando las medidas precisas para anular las amenazas a seguridad económica y también informática del país”, advirtió la agencia.